Ubicacion geografica

 

 

 

 

El Corregimiento de San Antonio de Prado

 

San Antonio de Prado es un corregimiento del municipio de Medellín, localizado en el suroccidente de la ciudad.  Limita con los corregimientos de San Cristóbal, Palmitas y Altavista y con los municipios de Itagüí, La Estrella, Heliconia y Angelópolis. Tiene un relativo aislamiento de Medellín, en el sentido de que no hace parte del continuo de la periferia urbana, puesto que se interpone entre él y la ciudad el corregimiento de Altavista (véase mapa 1). Está compuesto por nueve veredas: Potrerito, La Florida, Yarumalito, El Salado, Astillero, Montañita, La Verde, San José y San Antonio (Parte central) .

   San Antonio de Prado tiene 60,4 km2 de extensión. Geográficamente se halla inscrito en la cuenca de la quebrada Doña María, sobre el ramal occidental de la Cordillera Central. Su topografía es quebrada, con una fisiográfica de altas pendientes y profundos cañones, caracterizada por alturas que oscilan entre 2.300 y 3.100 msnm Entre las mayores alturas se encuentran el cerro de Padre Amaya, que comparte con el corregimiento de San Cristóbal, la cuchilla de las Baldías y el alto de Urquita; otros de menor altura son la Peña de don Félix, el alto de La Frisola y el morro La Portrera.

    A San Antonio de Prado se puede acceder por dos vías. La vía que intercomunica con el municipio de La Estrella y fluye a la autopista sur, a la altura de Ancón, y la vía tradicional, cuyo acceso es por el municipio de Itagüí, una vía estrecha, con especificaciones limitadas en la calzada y peatonales, y que soporta una alta congestión vehicular. San Antonio es además un paso obligado a los municipios de Armenia Mantequilla, Heliconia y Ebéjico.

    Abundancia de aguas, variedad de climas y de zonas de vida. La diferencia de alturas que tiene el corregimiento, desde los 1.700 msnm en las partes más bajas, en los límites con Itagüí, hasta los 3.100 mts., en los lugares más altos, como los altos de El Silencio y La Sierra, lo hacen poseedor de una escala amplia de temperaturas que van de los 12º C a los 21º C, como temperatura multimodal. A su vez estas condiciones climáticas propician que sea un territorio con cuatro zonas de vida: Bosque Húmedo Premontano (bh-P), Bosque muy Húmedo Premontano (bmh-P), Bosque Húmedo Montanobajo (bh-MB) y Bosque muy Húmedo Montanobajo (bmh-MB).

   Las características climáticas y geológicas dan formación a la cuchilla El Romeral, que junto con el alto del Padre Amaya conforman un ecosistema estratégico que, según Corantioquia, mide 5.171 y se extiende desde el municipio de Caldas hasta el municipio de Medellín.  Se considera estratégico porque es una estrella fluvial donde nacen abundantes quebradas de las cuales se abastecen los acueductos de los municipios de Caldas, Angelópolis, Armenia Mantequilla, La Estrella, Titiribí, el corregimiento de San Antonio de Prado (que usa estas aguas por parte de las Empresas Públicas de Medellín), gran cantidad de acueductos comunitarios, y muchas tomas de agua para uso doméstico y agropecuario de los(as) campesinos (as) de la región.

   Servicios ambientales y de esparcimiento y valores patrimoniales para el valle de Aburrá y el sur del Área Metropolitana La cuchilla El Romeral, un corredor biológico que se extiende al sur del departamento de Antioquia, y el cerro del Padre Amaya, son ecosistemas estratégicos, ricos en biodiversidad y reservorios de aguas, en ellos nace la quebrada Doña María, la más importante tributaria del río Medellín.

   Los bienes naturales que posee el corregimiento no han sido apreciados verdaderamente en sus dimensiones ambiental, social, económica, cultural y físico–biótica, y en lo que representan para el futuro de la población que habita y habitará el sur del valle de Aburrá.

   Estos bienes naturales sólo han sido mirados desde la posibilidad de su uso con fines productivos y de apropiación para beneficio particular y no desde los servicios ambientales que deben albergar como bienes comunitarios.

 www.corregimientodesanantoniodeprado.org  Plan de Desarrollo





 

 

 

 

 

Madre, madre, cansado y soñoliento
quiero pronto volver a tu regazo;
besar tu seno, respirar tu aliento
y sentir la indolencia de tu abrazo.

Tú no cambias, ni mudas, ni envejeces;
en ti se encuentra la virtud perdida,
y tentadora y joven apareces
en las grandes tristezas de la vida.

Con ansia inmensa que mi ser consume
quiero apoyar las sienes en tu pecho,
tal como el niño que la nieve entume
busca el calor de su mullido lecho.

!Aire! ¡más luz, una planicie verde
y un horizonte azul que la limite,
sombra para llorar cuando recuerde,
cielo para creer cuando medite!

Abre, por fin, hospedadora muda,
tus vastas y tranquilas soledades,
y deja que mi espíritu sacuda
el tedio abrumador de las ciudades.

No más continuo batallar: ya brota
sangre humeante de mi abierta herida,
y quedo inerme, con la espada rota,
en la terrible lucha por la vida.

¡Acude madre, y antes que perezca
y bajo el peso, del dolor sucumba;
o abre tus senos, y que el musgo crezca
sobre la humilde tierra de mi tumba

culpados por invadir
lo que para mi he tomado.

Mi súplica es por ti
¡Madre Tierra!
se han entibiado tus aguas
volviéndose violentas.

Por los cielos azules
lo verde, lo que vuela
la extinción sin piedad
hoy clamo por ti
¡madre tierra!.

Y por los metros trazados
con líneas imaginarias
que limitan el andar con vida
entre tus bosques y selvas.

¡Oh generoso planeta
que sufres ahogado silencio!
entre heridas y combates
ahora tu te revelas.

¿Cómo poder decirte
que te amo como eres?
¿cómo poder sanarte?
¿enjugarte entre mi pecho
y que otra vez sonrieras?

¡Hoy clamo por ti,!
¡Madre Tierra!
por los azules unidos
y por todo lo vivo
que aún te rodea.

Nunca admitiré
no contemplar el amanecer
ni escuchar los cantos
que hasta hoy te despiertan.

No me resignaré
a no verte adornada
ni a saber que en tus aguas
la vida ya no se mueva.

Quiero regar mi llanto
y que en tu amor florezca
¡hoy clamo por ti!
¡Madre Tierra!

Rosa María Baeza Miranda

(18-ABRIL-2007)
“TESORO DE RECUERDOS”